Oráculo como el culo

La Tiabuela me estuvo contando de sus tiempos de enfermera. Ella es de la época en la que se usaban las jeringas hipodérmicas con agujas “así” de grandes (cuando dice eso marca como 15 cm con sus manos), de las que se reutilizaban (y por eso iban perdiendo filo)

Relataba la Tiabuela:

-En mis comienzos trabajé  en ginecología y obstetricia. Cuando a nadie se le ocurría usar anestesia peridural para los partos normales. El test “casero” de embarazo se hacía en la farmacia con un sapo (si, sapo: ese bicho verde que salta y hacer croc). Y había que esperar a que el bebé naciera para saber su género .

Había todo tipo de artimañas y supersticiones  para intentar pronosticar si nacería una nena o un varón. Ninguna era demasiado confiable y comprar ropita  de bebé rosa o celeste era un poco arriesgado.  El Dr. Gerónimo tenía fama de acertar siempre, sin embargo no tenía ninguna técnica infalible.  O mejor dicho, no tenía técnica alguna. Le decía a la mamá que esperaba una nena y escribía “varón”  en la historia clínica.  Si nacía una nena (que es lo que él había dicho), daban por cumplido su pronóstico . Si nacía varón,  el Dr. mostraba que en la historia clínica él  había anotado varón y aseguraba que jamás dijo que sería nena. Tan convincente resultaba el Dr. Gerónimo, que todos le creían. El chiste se terminó cuando un padre iracundo, sin darle al dr tiempo para mostrar la historia clínica,  lo corrió por los pasillos gritándole que por su culpa había pintado de rosa la habitación de su hijo.-

¡Buen Finde!

María Mirta Lepetisa

Follow Friday: http://tragicomediasfemeninas.blogspot.com
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Chismes y etiquetada , , , , por María Mirta Lepetisa (Trapitos al Sol). Guarda enlace permanente.

Acerca de María Mirta Lepetisa (Trapitos al Sol)

Trapitos al Sol. Indiscreciones de una empleada doméstica. Escribo el blog https://lodemirta.wordpress.com Yo soy María Mirta Lepetisa. Soy de Porahiporá, un pequeño pueblo de Misiones, Argentina. Tengo 40 años y soy soltera. Vivo con mi tía abuela. Tengo una hermanita, a la que prácticamente crié yo, que está por recibirse de médica. Estoy de novia con El Entrerriano, pero no tengo ganas de casarme. Trabajo en casas de Familia. Pocas veces trabajé para señores. La mayoría de las veces tuve patronas. Y he aprendido que es casi imposible entablar con ellas relaciones laborales que no sean jodidas

68 pensamientos en “Oráculo como el culo

  1. jaaa Mi ajuar celeste (sí tuve todo celeste!) con el que intentaban exorcizar una larguísima dinastía de hijas mujeres lo pude usar debidamente con mi hijo que fue el que quebró la racha de chancletas!!! A mí, en los embarazos, me hicieron sentar en sillones con cuchara y cuchillo debajo de la almohada (obvios íconos de los sexos) y colgaron de un piolín en movimiento pendular una cuchara cerca de la panza (una locura!!) La superstición popular dice que si el piolín dibuja círculos en el aire es nena y si hace un movimiento rectilíneo es varón jajajja Todo con la ecografía en mano,. qué lindas, las abuelas!!!

  2. Y cómo era el test del sapo? Me da miedito! Yo hice el de la cadenita para saber qué voy a tener, en unos años veremos si se cumple la profecía o no!
    Besito

  3. es cierto…hace unos años (no muchos) no sabíamos nada, yo no supe hasta que nacieron, y en esa época ya se hacían ecografias, pero me dijeron “no se ve” …. no se habrán querido jugar???
    Lo de las agujas …terrible…lo gruesas que eran mas el sarro… eran terribles! Tu tia abuela tiene razón!!!

    Beso

  4. Cuando yo trabajaba en análisis clínicos, todavía se usaban jeringas de vidrio y agujas reusables. Es más, sé de algún lugar donde “esterilizaban” las primeras jeringas de plástico, porque eran muy caras para tirar a la basura. Y cuando digo tirar a la basura, nada de disposición final. Iban a la basura con los algodones, las gasas, los frascos de orina, los restos de comida del mediodía, etc. Y el agua de lavado de las jeringas (con sus correspondientes restos de sangre), más todo lo que quedaba en los tubos luego de realizados los análisis, iba a parar a la alcantarilla.

    Si bien cuando yo empecé a trabajar ya estaba institucionalizado el Orthotest para determinar el embarazo (reacción del látex: si la partículas se aglutinaban, era negativo) sé que antes del sapo se usaban conejas. No sé donde le inyectaban el pis de la presuntamente embarazada, pero la pobre conejita dejaba la vida por el diagnóstico. Por eso, un resultado positivo se transmitía como “la coneja murió”.

  5. cuando mi mama estaba embarazada de quien escribe,las ecografias no habian llegado a estos lares(al igual que los pañales descartables)pero mi mamu le acerto en los dos embarazos aun contra la creencia familiar.en el mio todos decian “es varon” y ella estaba convencida de que era nena y vine yo,en el de mi hermano todos decian “es nena” y ella contradecia con que era un varon y salio un engendro.
    gran sabiduria la de las madres.
    besito!

  6. un poco habría que volver al misterio, no?

    el doc. un tramposo importante pero bueno está perdonado tampoco debe ser fácil asistir la ansiedad de los padres!

    beso

  7. cuando nací desilusioné a Padre y Abuelo materno, ya que ellos esperaban varón y la partera dijo “Chancleta”! Estuve un día sin nombre porque obviamente estaban seguros de que sería varón sólo porque se les metió en la cabeza que el primer hijo-nieto debería serlo. Obviamente luego me colmaron de amor y ya los perdoné jajaja.

  8. ¡Flor de chanta!
    Mi mamá cuando se enteró que estaba de mi le dijo a todos de que iba a ser nena. Cuando llegó el momento de ver el sexo en la ecografía, mi papá no quiso saberlo porque como mi mamá estaba tan convencida de mi femeneidad tenía miedo que se deprimiera si yo resultaba varón. Dijo que quería que fuera una sorpresa. Menos mal que nací nena porque si no me pobre madre hubiera tenido que donar a la caridad todas las cosas rosas que me había comprado.

  9. jajajaja buenísimo.
    Pobre sapo. Se usaba siempre el mismo o uno distinto con cada mujer q sospechaba q estaba embarazada? ahora en Bs.As no conseguís un sapa para hacerte el test ni en pedo (para mi que lo gastó todos tu tía abuela y su negocio del sapo)
    Un genio el doc., pero tu tía abuela es mi ídola (esa si que sabe!)

  10. Pues, en mi época (que sería, más o menos, la de tutía-abuela) las jeringuillas eran como ella te ha contado, el parto a lo bestia, no existían las ecografías y el médico no te decía ni palabra.
    El conocido de tu tía-abuela era un vivo, menos mal que encontró la horma de su zapato.
    Un abrazo

  11. Llegué acá por el blog de “aprietolaalmohadaygrito”, espero que no moleste mi intromisión 🙂
    Todas esas historias sobre los embarasos las escuche, de hecho, también le preguntaron a un medico si yo iba a ser nena o nene, y la pegó, lo mismo paso con mi papá y 3 hermanos de el más que también acertó pero el ultimo falló… Osea que tenia un error de 1/6. Lo del sapo, lo escuche con Rial, y más arriba vi que hablaban de la cuchara y el tenedor, ahí también acertó mi sexo…
    Ya estas en mi lista de blogs que sigo…
    Ahora me pongo un poco más al día con más post =)
    Besos y buen viernes

  12. Los embarazos, los partos, los pronósticos dan para tanto!!!!
    Lo del médico es cierto, se ha dicho de varios, por lo tanto o era una mentira que decían muchos o el que las decía era muy conocido! ja
    Yo creo que el misterio, la espera, el parto vivido bien, no digo a lo bestia POR FAVOR, y con conciencia plena eran cosas bonitas. Todo tiene su encanto!
    Paula (tragicomediasfemeninas)

  13. Pingback: Bitacoras.com

  14. Sí, y también están esos que por la forma de la panza arriesgaban si era varón, mujer u ovejero alemán. Hay de todo en la viña del Señor.

    Un saludo.

  15. Tengo amigas que quieren volver al parto natural, sin anestesia ni ninguna droga. Pero, que yo sepa, no se han pronunciado al respecto sobre las ecografías, ni las jeringas.

  16. Me uno a Senior Citizen, yo también escuché una historia muy parecida en el norte de España.
    O es una leyenda urbana internacional, o la idea es muy buena y se le ha ocurrido a más de uno.
    ¡Un abrazo!

  17. El Dr. Gerónimo resultó ser un pillo bárbaro,eh?! ¬_¬

    P.D.:Lo que no me quedó muy en claro es el test ¿del sapo?? Y en una farmacia???! Mmmmmm… :/

    BESOS PROFÉTICOS =)

  18. Hola! Las agujas no me dan miedo pero si un poco de impresión si son muy grandes!
    Pobre padre que pintó la habitación de rosa! Ahahaha! Buenísimo!
    Un beso!

  19. Había un método en el que se usaba una cadenita con algún colgante, y según cómo giraba o se balanceaba predecía el sexo. Recuerdo eso de cuando nacieron mis hermanos menores hace más de 20 años, lo que no recuerdo es si acertaron.

    Si recuerdo que mi vieja solo se hizo una ecografía con su 4º hijo y le pronosticaron que iba a ser una nena (no sé como porque en la fotito no se veía NADA) pero el médico en la sala de partos le dijo que iba a ser un “Carlos Sául”, creo que hacía poco el Carlo había ganado las elecciones y se ve que el Doc era peroncho.

    La cosa es quel e tipo acertó. Pero no le pusieron ese nombre, por suerte.

  20. creo que tenés que hacer el blog de la “tiabuela”
    Es muy grossa!!!
    El obstetra trucho me encantó!!!!
    Y lo de las formas de las panzas, es bastante predecible, tiene falla, pero generalmente acierto con panzas picudas para varones o redonditas para nenas.
    Buenoa semana

contame tu chisme

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s