Mirtadog Millionaire

Mirtadog Millionaire

Si hubiera estado en el programa de Susana, jugando a “Salven el Millón“, y me hubieran preguntado  cual de las siguientes respuestas era verdadera:

#George Clooney  se viene a vivir a Varela al 1000 (lo que vendría a ser enfrente de mi casa, justo para que lo mire por la ventana)

#Las manchas de crayón se remueven al frotar sobre ellas un cepillo embebido en jabón.

Habría apostado todo el dinero a que lo tenía al Clooney de vecino. Y, por supuesto, lo habría perdido todo.

Ayer  la Patrona vino a casa y me trajo mi campera blanca. Estaba impoluta, no quedaban rastros del dibujito de su hijo.  Resulta que las manchas de témpera son las que no salen, pero las de crayón si.

-¡Viste Mir!-canchereó la Patrona- si yo te digo que es “Navidad”, vos apretá el pomo-

( ¿Hacía falta que me refregara mi equivocación en la cara? No. Pero ya no me  molesta porque secretamente me vengué. La  pifió con el dicho: el pomo se aprieta en Carnaval,  no en Navidad. Y no se lo comenté, la dejé que vaya por la vida diciéndolo mal.)

Anuncios

Oráculo como el culo

La Tiabuela me estuvo contando de sus tiempos de enfermera. Ella es de la época en la que se usaban las jeringas hipodérmicas con agujas “así” de grandes (cuando dice eso marca como 15 cm con sus manos), de las que se reutilizaban (y por eso iban perdiendo filo)

Relataba la Tiabuela:

-En mis comienzos trabajé  en ginecología y obstetricia. Cuando a nadie se le ocurría usar anestesia peridural para los partos normales. El test “casero” de embarazo se hacía en la farmacia con un sapo (si, sapo: ese bicho verde que salta y hacer croc). Y había que esperar a que el bebé naciera para saber su género .

Había todo tipo de artimañas y supersticiones  para intentar pronosticar si nacería una nena o un varón. Ninguna era demasiado confiable y comprar ropita  de bebé rosa o celeste era un poco arriesgado.  El Dr. Gerónimo tenía fama de acertar siempre, sin embargo no tenía ninguna técnica infalible.  O mejor dicho, no tenía técnica alguna. Le decía a la mamá que esperaba una nena y escribía “varón”  en la historia clínica.  Si nacía una nena (que es lo que él había dicho), daban por cumplido su pronóstico . Si nacía varón,  el Dr. mostraba que en la historia clínica él  había anotado varón y aseguraba que jamás dijo que sería nena. Tan convincente resultaba el Dr. Gerónimo, que todos le creían. El chiste se terminó cuando un padre iracundo, sin darle al dr tiempo para mostrar la historia clínica,  lo corrió por los pasillos gritándole que por su culpa había pintado de rosa la habitación de su hijo.-

¡Buen Finde!

María Mirta Lepetisa

Follow Friday: http://tragicomediasfemeninas.blogspot.com

Gato por Liebre

Si algo aprendí después de haber trabajado tanto tiempo como empleada doméstica,  es que toda ama de casa tiene trucos al servicio de sus manías.

En Porahiporá, iba una vez por  semana al departamento de una señora mayor a hacer la limpieza general.  Me llamó la atención que las tapas de las hornallas  de su cocina siempre estaban  relucientes y sin ralladuras.  Eran de bronce, material que con el tiempo se mancha y se pone oscuro. Yo suelo limpiarlas con una pastita de sal fina y limón, pero jamás consigo que me queden tan bien como a ella.

Por no revelar que yo no sabía como hacer que la cocina quedara tan brillante, me tuve que aguantar las ganas de preguntarle como lo lograba.  Cuando creí que no iba a poder  más con mi curiosidad, la respuesta salió solita a la luz.

Un  día en que la señora no se sentía bien se me ocurrió preparale un té . Y encendí por primera vez una hornalla de esa cocina.

Nooo… Mirta…apagá, apagá– gritó  desesperada la señora- Tenés que cambiar las tapas de las hornallas , esas son de adorno; las que uso para cocinar están el el segundo cajón.

Tal como lo sospeché, las tapas de las hornallas que saqué del cajón estaban bastante feitas. ¡Ajá!, ¡A mí me van a meter gato por liebre!

Mirta-Trivia

Un gajito de una planta se puede enraizar (y muy bien) en:

a) Jabón en polvo

b) Café de filtro usado

c) Polenta

d) Todas las anteriores

e) Ninguna es correcta

La que no tiene coronita

Ser la única amiga soltera en un grupo de casadas puede  ser motivo de desdicha.  ¿Te imaginás que sentirías si una de ellas estuviera casada con un príncipe heredero a un trono?.

Esa es la historia de vida de La Llorona, una prima de la Patrona. Resulta que es amiga de  la Máxima Zorreguieta (ex-compañerita de colegio y futura reina de los Países Bajos).  Siempre se las ingenia para sacar, en cualquier conversación,  el tema.  Es una fija. Te cuenta de niñas rubias, castillos, coronitas y le agarra una especie de borrachera triste pero abstemia.

Como hoy viene de visita, estoy cocinando mi famosa torta light para que tenga la boca ocupada y hable lo menos posible.

La verdad que no tengo mucho para  quejarme,   la Patrona  se va a encargar de semejante plomazo.  Yo tengo una cita con la aspiradora. En cuanto llegue la prima, me encierro en las habitaciones a limpiar las alfombras.

 


No encontré ojos así (como los que tienes Patrona)

Salvo que salga con mi novio El Entrerriano o que tenga una fiesta; no soy de usar make up, especialmente en los ojos.  Mi prima, que es peluquera y maquilladora profesional, me enseñó que pintarse mucho los ojos hace que se arruguen más.

La Patrona siempre  usa demasiado delineador, sombra y máscara para pestañas.  Se esfuerza para que se le destaquen bien los ojos azules.   Cada tanto se queja porque los chicos heredaron los ojos marrones del papá. (Que tipa, tendría que estar contenta porque ven bien).

Hoy, por primera vez,  la vi con la cara lavada. Y me llamó más la atención que cuando está pintada como una puerta.

Me contó que no pudo maquillarse ni ponerse los lentes de contacto porque está con conjuntivitis.

¿Sabés que descubrí? ¡Que tiene ojos marrones! ¡Usa lentes de contacto de color! Eso si que es un chisme jugoso. ¡Aprendé Teresa!

Si veía un fantasma no me asustaba tanto

Había salido a hacer unas compras  que me había encargado la Patrona y me encontré con Teresa (ella cuida a un compañerito del nene y nos hicimos amigas).

Teresa me contó que Doña Juanita había fallecido.  Ahi caí en la cuenta que hacía mucho que no la vía. Doña Juanita era la madre de la almacenera,  la conocíamos porque iba  seguido al negocio  a charlar y a sebarle mate.

Pasaron  los meses y, a pesar del chisme de la Teresa,   me la encontré  a Doña Juanita caminando por la calle.    En cuanto la vi me puse blanca como un papel, se me aflojaron las rodillas y me desmayé.  Alguien llamó al Same y me llevaron en ambulancia al hospital.

Como no llegué a buscar a los chicos a la escuela, la directora llamó a la Patrona. En seguida, la doña me sacó turnos para que me haga chiquicientos chequeos. Me salieron todos bien, pero igual se quedó tan impresionada que  me dio un celular y durante meses se la pasó llamándome  a cada rato.

¿Por qué hasta los chismes de laTeresa terminan complicándome la vida?

Lie to Mirta

Mirta, al teléfono  – Teresa, uno de estos días voy a ir a visitar a mi mamá.-

Teresa – ¿Hace mucho que no vas al cementerio?-

Mirta – ¿A qué cementerio?

Teresa – ¡Donde está tu mamá!

Mirta – ¡Qué decís! Mi mamá está bien viva. Salud de hierro tiene.

Teresa – Ahhh como vos siempre decías que criaste a tu hermana…

Mirta – Como a mi propia hija la crié.

Teresa – ¿Tu mamá las tuvo que dejar para irse a trabajar lejos?

Mirta – Nooo, vivimos con mamá hasta que mi hermana se vino a Buenos Aires a estudiar Medicina. Yo vine con ella para ayudarla y acompañarla.

Teresa -¿Y por qué decís vos que la criaste como a una hija?

Mirta – No te escucho bien Teresa, hay ruido en la línea…¿Hola? ¿Hola?.-