De gracias y desgraciadas

-¡Podés creer, Teresa, que la Patrona no me agradeció! Hice que El Entrerriano le arreglara el lavarropas sin cobrarle un peso. Y eso que le llevó un montón de tiempo limpiar la bomba de desagote, que estaba atorada con millones de pedacitos de lana. Eran de los  pompones que lavé y se deshicieron. Hace un buen tiempo que La doña colgó esas porquerías por toda la casa, y, claro,  ya estaban hechas una mugre. Vos sabés que a mi los adornos no me gustan porque solo sirven para juntar tierra. La Patrona me dijo que los dejara así, pero yo no aguantaba más tener que verlos todos sucios, y los metí al lavarropas.
¿Vos podés creer que no me agradeció?-

Del jamón al jabón hay una sola letra de distancia.

Una noche, antes de dormir la veo a la tiabuela enfilar para la cocina.

YO: “¿Te quedaste con hambre, tia” (“Dios mío, esta come como lima nueva”, pensé).

Tíabuela: “Nooo, me voy a hacer la limpieza de cutis, uso aceite como desmaquillante y leche como tónico”.

El Entrerriano: “¿Y en el baño que hace, doña? ¿Se morfa una sánguche de jabón?” (En realidad, El Entrerriano no estaba; pero seguramente hubiera dicho eso).

¡Ay! ¡Ay! AYSA no hay (agua)

Hoy hay post porque todo el barrio se quedó sin agua.

No es un buen día para baldear

No voy a planchar la ropa porque, si no puedo usar vapor, no salen las arrugas y a la patrona no le gusta como queda.

Hoy saco algo del freezer. Sin agua es difícil cocinar, y además no voy a poder lavar los platos.

Sí pasé la franela a los muebles, pero abandoné la tarea al rato porque me di cuenta no iba a poder lavar el trapito. Feo, feo, dejar la franela sucia. .

Y  no voy a usar la aspiradora porque…  porque….

Me voy a pasa la aspiradora. Las alfombras están sucias, y yo no puedo hacer fiaca sin una excusa que me limpie la conciencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Que el fuego siga ardiendo

¡He recibido el premio “Blog Ardiente”! (Muchas gracias Treinteañera)

En breve armaré el post que esta distinción se merece y pasaré la antorcha a otros 5 blogs.

Les cuento que estoy chocha porque me compré un lavaplatos. Funciona muy bien y me salió solo $6 (más o menos 30 dolares) Toda una ganga ¿no? 

Además no ocupa lugar y no gasta electricidad. Solo tengo que llenar la palangana con agua tibia , agregar un chorrito de detergente, y dejar los trastos en remojo.

No es que antes no tuviera palangana. Esta es lo suficientemente grande como para que quepan los platos. También entra la olla. Bueno, la olla entera no. La coloco boca abajo cuando queda comida pegada en sus bordes. 

 

 

Del golpe venimos y al golpe vamos

1- Del golpe  venimos

Érase una vez el 2011.

La señora de la casa decidió malgastar  sus rupias convocando al Hada del Feng Shui para que cambie de posición todos los muebles de la casa.

Ella  invirtió la posición cabecera de la cama matrimonial.

Él intentó revertir el nuevo orden (o  desorden, según quien opine): dio vuelta toda la cama (en vez de cambiar la cabecera de lugar), haciéndola impactar brutalmente contra pared.

Para aplacar los ánimos de Ella, Él hizo pintar toda la casa.

2- Al golpe vamos

Todos hemos descubierto que Ella tiene varios ánimos.  Cuando algunos se calman,  otros se exacerban.

Perdonó al marido por la obstrucción de las buenas vibras (repito lo que he escuchado),  y se volvió una obsesiva cuidadora de la integridad de las paredes recién pintadas.

Estaba yo por limpiar el piso de la cocina. Daba vueltas las sillas y las ponía sobre la mesa, cuando llegó  la Patrona

-¡Cuidado Mirrrrta, que casi le pegás a la pared con esa silla-

Vino  corriendo con pasitos histéricos, tomó una de las sillas, intentó bajarla de la mesa y le dió con una de las patas de lleno a la pared.

Planeate la wedding

Mi hermanita me convenció de que si una wedding planner le organizaba el casamiento, los preparativos no le iban a sacar tiempo para el estudio. Entonces, yo le regalé los honorarios de la wedding planner. ¡Mi obsequio sirve para que la piba me estudie!

Bueno, en realidad, mi intención fue pagarle todo, pero  apenas habré llegado a pagar la mano izquierda de la mina esa (asumiendo que es diestra). Y para eso casi tuve que vender un ojo.

Imagínense mi reacción cuando mi hermana me dijo:

“La Wedding Planner quiere que vos te ocupes de …”

Obvio que no le permití terminar la frase (fiel a mi estilo). La paré en seco y le dejé bien en claro que en su casamiento solo me voy a ocupar  de sentarme y que, de una vez por todas, me atiendan a  mí.  Ya bastante (entre la familia y el trabajo) me la paso atendiendo a todo el mundo.

fdt

Este blog, a igual que las series yankies, tiene su final de temporada. Ojo ehhh. Digo final de temporada. (No fin del blog).

Ando cansada, ocupada pero bien…Ando haciendo manualidades para no sacrificar el aguinaldo en honor a Papá Noel.

A la Nena le estoy tejiendo una cartera como la que me hizo la Tiabuela. En teoría, como la que me hizo la Tiabuela; porque en la práctica  lo que vale es la intención ¿no?

FELICIDADES A TODOS. MUCHAS GRACIAS POR ESTAR.

Escoba nueva… y no vuela bien.

Fui a comprar una escoba nueva y el vendedor de la casa de artículos de limpieza me dijo

-¡Así que cambiamos el vehículo!-

No lo mandé a “plumas verdes” porque me agarró sin ganas de andar buscando pelea.

Raro  que yo esquive un pleito así, tan servido en bandeja. Es que ando tan cansada que ni ánimo para discutir tengo.  Parece que mis vacaciones de la semana pasada en vez de recargarme las pilas, me dejaron agotada. Por ahora, no estoy para hacer volar escobas. Ya vendrán tiempos mejores.

Rojo Trágame Tierra

Generalmente cuando vas a la pinturería te ofrecen un muestrario para que elijas el color de la pintura. Se ve que, como nadie se fija mucho en como se denomina al color,  les ponen cualquier nombre. Y no los culpo porque al intentar describir al color “banana split”  de las paredes de  la Patrona me sale algo así como: amarillo cálido tirando a natural subido (no me imagino que se me habría ocurrido si yo hubiera tenido que bautizarlo).

Quedó muy lindo, sépanlo. Y tanto practicar para fingir agrado me jugó en contra.  Porque en cuanto lo vi exclamé:

Uff, menos mal, es lindo en serio!-

Mi  tono de voz y mis gestos terminaron de pintarme de cuerpo y alma…de rojo trágame tierra